Hoy en día, el consumo de azúcar ha incrementado significativamente debido a varios factores. Uno de estos factores es la falta de conocimiento que hace que, la mayoría de personas no reconozcan las fuentes de azúcares que consumen ya que están enmascarado bajos otros nombres como sacarosa, dextrosa, maltodextrina, fructosa, edulcorantes, jarabe de maíz rico en fructosa entre otros. Estos componentes son convertidos en azúcar o reconocidos como esta y generan el mismo impacto negativo en nuestra salud.

Específicamente, el consumo de jarabe de maíz rico en fructosa, HFCS, por sus siglas en ingles, ha incrementado notablemente dado que es un ingrediente utilizado ampliamente en la industria alimentaria, especialmente en refrescos, salsas, cereales y bebidas endulzadas. Este se publicita como un ingrediente natural, ya que es extraído del tallo del maíz, y además resulta más dulce y barato que el azúcar de mesa tradicional, sin embargo, es nocivo para la salud.

El jarabe de maíz alto en fructosa está compuesto por glucosa y fructosa. Su porción de glucosa es absorbida con mayor rapidez que el azúcar de mesa, por tanto genera mayor acumulación de grasa. Su porción de fructosa, viaja rápidamente al hígado y es aquí donde activa el proceso de formación y producción de grasa en forma de triglicéridos y colesterol. Esta sobre carga hepática conlleva a un desarrollo de hígado graso e hipercolesterolemia.

Todo esto aumenta la ansiedad, el hambre, el peso, y la , grasa abdominal , por tanto incrementa el riesgo de desarrollar diabetes entre otras alteraciones metabólicas

Asegúrate de leer el etiquetado nutricional de tus productos y suplementos y evitar todo aquello que sea azúcar enmascarada o endulzante elaborados por la industria farmacéutica, siempre prefiere lo natural!