El magnesio es un mineral esencial para nuestro metabolismo ya que forma parte del núcleo de más de 350 enzimas necesarias para varios procesos bioquímicos comparado con 200 enzimas con zinc, 20 del cobre y menos de 10 enzimas con selenio. El magnesio es sin duda fundamental por varias razones dentro de las cuales e pueden listar : mejora la función cardiovascular, muscular, arterial además de regular el azúcar en sangre y ser relajante muscular.
Varias investigaciones han demostrado la relación entre bajos niveles de magnesio en el músculo del corazón y muertes por afecciones cardiacas, esto indica la estrecha relación entre la salud cardiovascular y el magnesio. Es por ello que los medicamentos que se utilizan para el tratamiento post infarto aumentan la absorción de este mineral, el cual protege al corazón de calcificarse, latidos irregulares, dilatación de arterias y formación de coágulos. Por otro lado, el magnesio junto al calcio, obstaculizan la absorción de grasa intestinal controlando así los niveles de colesterol en sangre y por tanto, la salud cardiovascular.
Este mineral, es indispensable para el funcionamiento muscular, ya que este es parte de la misiona. La misiona es una proteína muscular necesaria para la contracción. Además es por excelencia el mejor relajante muscular, lo que permite recuperar el músculo y protegerlo. Por ello es el mejor aliado de los deportistas.
De igual manera este mineral debe ser consumido ya que ayuda a regular la presión sanguínea puesto que permite que los vasos se contraigan o se dilaten de manera natural, de esta manera se previene la coagulación sanguínea. Otra característica muy importante del magnesio es su capacidad de regular el metabolismo de la glucosa en sangre, por tanto prevenir problemas de hipoglicemia o diabetes. Esto se logra ya que el magnesio es necesario para que la hormona insulina lleve el azúcar en sangre dentro de la célula y se pueda utilizar como energía. En pacientes con problemas de híper secreción de insulina, se ha encontrado bajos niveles de magnesio ya que la insulina estimula las pérdidas de magnesio en la orina, por tanto, hay una resistencia a la insulina y un alto riesgo de diabetes. Los pacientes con diabetes deben consumir este mineral diariamente.
Aumenta el consumo de magnesio a través de la cereales integrales, frutos secos, frutas y vegetales y según, tus necesidades consulta con un especialista para ver la necesidad de suplementación, de manera que se llegue al requerimiento diario que oscila alrededor de 300 a 400mg