Algunas décadas atrás los profesionales de la salud aprendían y transmitían el conocimiento de que, para bajar de peso o prevenir enfermedades era cuestión de disminuir el numero de calorías que se ingería en cada día así como limitar el consumo de grasas. Es decir, el mayor fundamento de una dieta era comer la misma cantidad de calorías que se gastaban . Sin embargo, con la industrialización se empezaron a desarrollar alimentos bajos en calorías y libres de grasa, pero irónicamente, las tasas de sobrepeso, obesidad y enfermedades metabólicas empeoraron aumentar. Esto se debe a que , la industria alimentaria decidió recortar calorías bajando los gramos de grasa y reemplazándolos con gramos de azúcar. Por otro lado también se desarrollaron bebidas sin calorías a las cuales se les agrega edulcorantes artificiales. Esta tendencia ha causado que la sociedad base su sistema de alimentación en numero de calorías y hoy por hoy, todavía muchas personas se dejan llevar por el numero de calorías, en lugar de entender la calidad de este.

Es importante entender que más importante que el numero de calorías es analizar el tipo de calorías que brinda el alimento, puesto que dependiendo de su composición se dará un efecto hormonal positivo o negativo. Por ello es fundamental entender el etiquetado nutricional y aprender a leerlo.

• En primer lugar, antes de ver el número de calorías en un producto es fundamental primero leer la lista de ingredientes puesto. Los ingredientes se listan en orden de mayor a menor cantidad por tanto, basándonos en esto es mejor elegir un producto más alto en calorías pero con ingredientes saludables a, un producto con bajo aporte energético pero elaborado principalmente de carbohidratos simples como harina refinada y azúcar.

• Al analizar el etiquetado, como paso numero dos, está el leer el tamaño de la porción y porciones por envase. Muchas veces pasa que la persona solo lee la cantidad de calorías pero no lee cuantas porciones representa todo el producto y, al creer que el alimento es bajo en calorías, termina ingiriendo más de lo que pensó por que comió más de una porción.

• Es también importante fijarse en el contenido de sodio, ya que el consumo elevado de este se asocia con la Hipertensión Arterial (HTA) y además, retiene liquido y deshidrata. Si eres una persona con HTA es esencial que te fijes en este indicador y elijas adecuadamente.

• Otro punto importante es analizar la calidad de las calorías a través de la cantidad de gramos de carbohidrato, grasa y proteína que este aporta.

o En las grasas es importante ver que sea libre de grasas trans pues estas resultan muy inflamatorias. Las grasas deben ser de tipo mono insaturadas, puesto que estas ayudan a disminuir los procesos inflamatorios del organismo y ayudan en la salud cardiovascular

o En los carohidratos es FUNDAMENTAl elegir aquellos alimentos cuyos carbohidratos principalmente vengan de la fibra en lugar del azúcar, puesto que el azúcar, causa que la glucosa en sangre aumente y que el cuerpo produzca la insulina la cual estimula la acumulación de grasa y eleva el riesgo de desarrollar alteraciones metabolicas. No es lo mismo consumir un alimento con 20g de carbohidrato de los cuales 15g provienen de la fibra a un alimento con 20g de carbohidrato de los cuales 15g vengan del azúcar.

o Los productos que aporten proteína tienen una gran ventaja por que la proteína ayuda a controlar el apetito y ansiedad al mismo tiempo que alimenta el músculo. Sin embargo, un exceso de proteína también estimula la hormona insulina, pudiendo también causar acumulación de grasa
o Es importante consumir alimentos con el menos numero de ingredientes, puesto que mientras mas ingredientes, mas procesado, lo que significa mayor acidez y por tanto, mayor inflamación.