Es conocido que el ser humano tiene más bacterias que células en el cuerpo y una gran cantidad de estas están poblando nuestros intestinos .Los microorganismos que habitan en nuestro cuerpo tienen la función de protegernos de bacterias patógenas, producir la vitamina K y algunas vitaminas del complejo B e incluso fortalecer nuestro sistema inmune. Además, existe una comunicación bidireccional entre el cerebro y los intestinos, lo que significa que un desequilibrio de nuestra flora bacteriana o una inflación de nuestros intestinos pueden tener efectos a nivel mental y emocional, es por ello es recomendable el consumo de probioticos.

La palabra probiotico viene de la raíz PRO que significa “para” y de la palabra BIOTA que significa “vida”, es decir, que esta palabra significa “para la vida.” Pero, ¿que realmente son los probioticos? Los probioticos son microorganismos vivos no patógenos utilizados como suplementos con el fin de mejorar el equilibrio de la flora bacteriana y mejorar la salud de quien lo ingiere. Varias investigaciones científicas ya han demostrado que el consumo de estos brinda muchos beneficios a nuestra salud tales como, ayudar a detener el crecimiento de bacterias patógenas, proteger la barrera intestinal de microorganismo dañinos y agentes extraños, promover y fortalecer el sistema inmunológico mediante la supresión de citoquinas que son componentes pro inflamatorios, ayudan también a disminuir los niveles de colesterol sérico, mejoran la tolerancia a la lactosa, ayudan al tratamiento de varios problemas gastrointestinales como por ejemplo constipación, diarreas, Síndrome de Crohn, Síndrome de Colon Irritable y Colitis, retrasan el desarrollo de alergias en los niños, ayudan en el tratamiento de infecciones vaginales y de infección de vías urinarias en mujeres entre otros beneficios más.
El consumo de probioticos es altamente recomendado para todas las personas, en especial aquellas personas que no tienen apéndice, ya que este órgano se encarga de repoblar la flora bacteriana. También es fundamental para aquellas personas que están deprimidas, puesto que si esta persona esta con una flora bacteriana inadecuada o un intestinal inflamado, entonces se generan toxinas que van al cerebro empeoran el cuadro depresivo. La serotonina, un neurotransmisor, responsable de darnos una sensación de felicidad y del sueño, es producida en su mayoría por el intestino, un intestino inflamado disminuirá la producción de este neurotransmisor, pudiendo afectar el patrón del sueño así como el estado de animo de la persona.